Acceso Clientes contacto@gaviglio.com |  twitter   |    English

Agua de bebida en vacas lecheras



21/07/2016 |
El consumo de agua en el ganado es uno de los puntos de mayor importancia dentro de la alimentación animal. Por eso, es fundamental conocer que agua disponemos en nuestro establecimiento, para poder realizar un correcto balance de la dieta que vamos a suministrarle a las vacas en las distintas categorías.
Una vaca adulta puede consumir aproximadamente el 8 al 10% de su peso en agua. Sin embargo, dicho consumo está influenciado por muchos factores externos e internos que son muy difíciles de controlar. Uno de los factores más conocidos es la temperatura ambiente, ya que en verano siempre hay un mayor consumo de agua y las vacas que están expuestas al sol consumen más cantidad que las que se encuentran a la sombra. Otro factor de mucha importancia, es el tipo de alimentación que reciben los animales, por ejemplo, dietas ricas en sal, bicarbonato o proteínas, aumentan el consumo de agua. Como regla general, todos los forrajes secos y/o concentrados también demandan mayor cantidad de agua que los forrajes verdes. El estado fisiológico de los animales también incide, ya que una vaca en lactación consume más líquido que una vaca seca. La composición química del agua es también determinante de su consumo.
Los orígenes del agua presente en el cuerpo de los animales son: el agua de la bebida, el agua contenida en el alimento y el agua metabólica. El agua interviene en funciones fisiológicas importantes, como ser en el mantenimiento del balance de iones y fluidos.También es requerida para la eliminación de los productos de desecho. Además, es fundamental para el transporte, digestión y metabolismo de nutrientes.  Por otra parte, el agua es una fuente de minerales considerable, por lo que es necesario determinar su composición química para poder balancear correctamente una dieta.
Los criterios que definen la calidad del agua son: características organolépticas (olor y sabor), características físico químicas (pH, sales totales, dureza), presencia de sustancias químicas (nitratos, sulfatos, sodio, minerales en general), de minerales en exceso, de compuestos tóxicos (arsénico, fosforados, etc.) y de microorganismos (bacterias, parásitos).
La disponibilidad y calidad del agua son aspectos sumamente importantes para la salud y la productividad de los bovinos. Por lo que se debe considerar entre otras cosas, un adecuado acceso al agua de bebida y comenzar a realizar análisis de agua de las distintas fuentes de abastecimiento, para determinar la calidad de la misma, ya que el consumo de agua de mala calidad por parte de los animales, lleva a una disminución en el consumo de alimentos, a problemas digestivos, a una menor performance productiva, a una pérdida de estado y a una alteración de la reproducción.  


         Veterinario Gastón Karlen





© 2019 - Todos los derechos reservados