Acceso Clientes contacto@gaviglio.com |  twitter   |    English

Consejos para evitar la proliferación de moscas en el tambo



11/01/2016 |
Los sistemas ganaderos intensificados son generadores de una gran cantidad de residuos orgánicos, que constituyen el sustrato ideal para el desarrollo y multiplicación de muchos insectos, principalmente moscas. Produciendo la disminución de la productividad ganadera por el estrés que generan a los animales cuando se encuentran en altas cargas.

El ciclo de la mosca comienza cuando la “mosca adulta” deposita sus “huevos” sobre el material orgánico, pasando luego al estadio de “larvas” donde continúan con su desarrollo para transformarse en adultos y reiniciar nuevamente su ciclo biológico. Poseen alta tasa de multiplicación (1 hembra puede poner hasta 1200 huevos/mes) y una capacidad de dispersarse de hasta 10 km.

La especie más común en sistemas confinados es la “mosca doméstica” mientras que en sistemas con aporte pastoril, además de esta, encontramos la “mosca de los cuernos” que prolifera en la materia fecal sobre la base de la pastura, ambiente ideal para reproducirse.

Según la especie, se detallan los principales perjuicios que traen a la producción:
Mosca doméstica: chupadora, se encuentra en los miembros posteriores y cara del animal. Dentro de sus principales efectos se destacan disminución de la producción por estrés, queratoconjutivitis y ser vector de enfermedades.

Mosca de los cuernos: picadora, se posiciona en el dorso, flancos y cuernos de los animales. Disminuye la producción a causa del estrés provocado, puede producir queratoconjutivitis y el efecto más importante, es que puede causar mastitis.

Por ello, la utilización de diversas alternativas de control (cultural, química y biológica) apuntan a disminuir las poblaciones de moscas en los distintos estadios del ciclo biológico.

CONTROL CULTURAL: refiere a eliminar el estiércol en los corrales en forma frecuente, así como en las instalaciones y sala de ordeñe, a evitar y eliminar los desperdicios de alimentos en comederos y depósitos y a la correcta cobertura de los forrajes.

CONTROL BIOLÓGICO: reduce la carga de moscas a través del uso de una avispa que naturalmente es parásito de la mosca adulta, evitando que de la pupa emerja el adulto, cortando así el ciclo biológico.

CONTROL QUÍMICO: implica la utilización de adulticidas que eliminan las moscas adultas mediante asperciones de productos químicos. Dichos larvicidas se incorporan a las premezclas vitamínicas y minerales o bien se aplican obre la ración preparada en mixer. A medida que los animales consumen el principio activo por ingestión, lo van liberando por materia fecal. Esta droga ataca a los insectos en el estadio de larva interrumpiendo su ciclo biológico.
El uso de larvicidas posee varias ventajas, dentro de las cuales se encuentra la practicidad de la implementación, no requiriendo mano de obra extra. Además, no presenta período de retiro ni en leche ni en carne porque no se absorbe por tracto gastrointestinal sino que se elimina por materia fecal.

RECORDEMOS: las moscas que vemos volando solo corresponden al 5% del problema real... el 95% restante se encuentran distribuidas en la materia orgánica en descomposición.

Finalmente, queremos recordar que NINGUN METODO DE CONTROL AISLADO permitirá reducir la población de moscas por debajo de los umbrales de estrés para los animales, por ello, recomendamos realizar la implementación de un “control integral” que por lo menos contenga dos de los métodos descriptos: cultural y químico para poder reducir las pérdidas económicas que estos insectos provocan en nuestros establecimientos.


Ing. Agr. Soledad Quijada





© 2019 - Todos los derechos reservados